EL lado oscuro del tenis

Entrenamiento mental… Ah! ¿Qué eso existe?
06/12/2020
[CANCELADO POR PREVENCIÓN SANITARIA] VI Torneo de tenis Villa de Sonseca Toledo Tenis Tour
15/09/2020

 

El lado oscuro del tenis.

 

Si me dijeran que sólo me queda un año de vida, introduciría, sin duda, algún cambio en la mía, pero la base sería muy parecida…Me pregunto cuántxs jugadorxs/entrenadorxs elegirían pasar su último año de vida en el circuito.

Me atrevo a afirmar que nadie elige pasar casi nueve meses al año fuera de su casa, de hotel en hotel. Sin familiares ni amigos cerca.

Sin tiempo, ganas o dinero para siquiera hacer turismo. Estar, solx con tu entrenador/a, o jugador/a 24 horas.7/7. Creo que sólo aquellos que no lo han experimentado y que han soñado con ello toda la vida, podrían elegirlo.

Creo q nadie que ya lo haya vivido una vez,  elegiría esa vida si le dijeran que le queda un año de vida. Ni siquiera dos…Y, por muy inmortales que nos creamos a veces, nadie sabe cuál es nuestra fecha de caducidad.

El tenis es maravilloso como deporte. Pero el circuito os hace esclavos a tenistas y a entrenadores. Muchos se arruinan intentado llegar a ser top y eso que es un deporte, a priori, asequible para todo el mundo. No es como el golf o la vela que quienes se exponen a ellos tienen ya un nivel adquisitivo alto. No, el tenis no requiere más que una raqueta, una red y unas líneas en el suelo…

Si dedicarse profesionalmente a cualquier deporte exige ya, per se, muchos sacrificios (combinar horas de entreno con estudios, fines de semana y festivos ocupados, y siempre con la posibilidad de que una lesión acabe de un plumazo con tu carrera.. ), no entiendo porqué debe exigir, además, que uno tenga que hipotecar su vida y su economía para poder seguir compitiendo a un alto nivel. Porque yo jamás me lo había planteado…pero para poder competir, uno necesita puntos. Y para poder ir sumando puntos, además de ganar, necesitas ir viajando por todo el mundo para asistir a las competiciones. Y no hace falta que os diga lo que cuesta viajar, alojarse, alimentarse, además de pagar el sueldo y las dietas de un entrenador… (tener tu propio físio es ya otro nivel) durante casi nueve meses al año.

O vienes de una familia acomodada o, para llegar, necesitas hipotecar a algún familiar  con la presión que ello conlleva. Si no ganas, no sólo no puntúas, sino que además, va quedando menos dinero para poder tener la opción de seguir compitiendo.

He coincidido en ponencias con jugadores top que admiten que en muchas ocasiones la presión económica ha eclipsado el disfrute por el tenis. Qué pena. Que tengas presión por destacar y motivación por superarte está bien. Que la presión sea económica me parece triste. Y, por supuesto, la idea de pasarse nueve meses fuera de casa les parece bien el primer año, como experiencia, “ya está. ” Estar lejos de los tuyos y que tú mundo gire “sólo” en torno al tenis se hace muy pesado, por mucho que sea tu pasión.” dicen.

Los que llegan al top 10 ganan mucho dinero (incluso por perder partidos) pero viven en pequeñas jaulas de oro, siervos del circuito. Bailando al son q otros tocan…

Yo no he encontrado una explicación racional a todo esto.

He visto el lado oscuro del tenis. Aquello que no se ve. He visto a lxs jugadorxs y entrenadores gastando sus días entrenando y en la habitación de su hotel..”malgastando o no gastando lo suficientemente bien” SU VIDA.

El circuito es así porque así lo han creado. Podría jugarse como casi todos los deportes: competiciones estatales, europeas e internacionales. Habría el mismo espectáculo sin la necesidad de que nadie hipotecase más de lo necesario ni su vida ni su economía…

No puedo ver el tenis con los mismos ojos que antes.

No puedo evitar ver a quienes lo intentan, pero que no llegan por temas económicos, como peces atrapados en una red agonizando.   Y a los que “triunfan”, como delfines en cautividad, ofreciendo espectáculo a quienes pagan y viviendo con todas las comodidades del mundo…pero sin “libertad”.

Son muchos los profesionales con “voz” en este mundo, con los que tengo la gran suerte de compartir amistad, los que admiten en privado “que sí, que no es oro todo lo que reluce”, “que es una pena que esté montado de esa manera”.

No pretendo que nadie se sienta “ofendidx o atacadx” con este artículo. A estas alturas de mi vida, elijo muy bien mis batallas…y ésta no es una de ellas. El objetivo de este artículo es arrojar luz a la parte oscura del tenis.  Dejar claro que la naturaleza del tenis no es “elitista”. Que el sueño dorado de estar en el circuito no es tan bonito como parece.

“Desde fuera” se pueden apreciar cosas que los de dentro no veis, por eso yo describo lo que veo. No es una verdad absoluta. Doy voz a lo que muchos piensan en silencio…Yo no tengo nada que perder.

Estamos en época de cambios.

El tenis se puede enmarcar en otro tipo de competición. Una competición estatal más fuerte, con más sponsors, más ligas ( división de honor, primera, segunda etc) que punteen para acceder a otra liga europea y de ésta a los grandes slams. Hacer más competiciones de equipo como la Copa Davis…

Ojo, esto son sólo ideas que lanzo desde mi ignorancia.  Sois vosotrxs, lxs interesadxs, quienes deberíais proponer y perfilar …

No es fácil renovar un sistema. A mí nunca me ha gustado el “siempre ha sido así, el circuito es lo que tiene, es lo que hay…uf, que pereza,  empezar a moverme para mejorar las cosas”…y a tí?

Recuerda que ” no sólo eres responsable de lo que haces, sino de lo que no haces, de lo que no defiendes y de lo que callas.”

Si lo crees, crea.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies